Las cenas de empresa las carga el diablo

He vivido autenticas y salvajes cenas de empresa que dejan en juegos de párvulos las comedias gamberras de Holliwood y de las que no hablaré ni siquiera en presencia de mi abogado. infografia_cena_navidad-01Así que quizás no sea el más indicado para aconsejar moderación. ¿Pero de verdad necesitamos moderarnos?. Este 2016 tan intenso en lo bueno y en lo malo bien merece una buena fiesta de despedida. Una catarsis emocional que nos purifique el alma física y emocionalmente de toda la morralla que se nos ha pegado a la suela de los zapatos y que como los chicles tanto cuesta de limpiar.

Solamente hay que tener en cuenta que toda fiesta tiene su resaca y las de empresa pueden durar muchos meses. Van a cambiar relaciones, seguramente para mejor, se generará complicidad y practicaremos el arte de dar y recibir disculpas.

Existe una actitud y comportamiento no poco frecuente entre directivos y trabajadores, expresado en frases como “no vengo al trabajo a hacer amigos”, “los problemas se quedan en la puerta”, etc. Los dueños de esas actitudes suelen ser personas con poca habilidad para gestionar sus emociones, les incomodan porqué no saben cómo tratarlas y cómo integrarlas con las obligaciones de su puesto y los objetivos del área. Pero la empresa actual, la de la Industria 4.0, la de la guerra por el talento necesita directivos que actuen como gestores de la felicidad (recomiendo los siguientes artículos Gefes: los gestores de la felicidad, Adios jefes, bienvenidos gefes). Porque actualmente nuestros profesionales valoran, y mucho, el salario emocional. El employer branding, o atractivo de la empresa como lugar de trabajo, está en juego.

Y cómo no me quiero extender más, finalizo con un consejo, totalmente prescindible: “Fomenta el roce, lo mínimo que te vas a llevar es el cariño”.

¡BON NADAL Y MUCHA FELICIDAD EN EL TRABAJO!

Anuncios

La búsqueda de empleo en +45 (3/3)

Continuamos y finalizamos el artículo que me hubiese gustado leer sobre búsqueda de empleo en su tercera entrega.

Querido amigo, lamento haberte dejado en la espera, supongo que la habrás aprovechado para poner en práctica lo que hemos estado hablando.

El tema que estábamos tratando en la segunda entrega del post era la entrevista. Esta parte te va a gustar especialmente, puesto que el tema es VENCER LOS PREJUCIOS SOBRE LOS MAYORES DE 45 AÑOS.

Sí, amigo, entramos en harina, en tu propia especificidad. Antes que nada quiero decirte una cosa, esos prejuicios o estereotipos existen independientemente de que el entrevistador los saque en la entrevista. Así que más vale que estes preparado para ello y seas tú quien los desmonte antes de que se te juzgue por ellos. 

Pero antes analicemos qué es un prejuicio. Según la Real Academia de la Lengua “es la acción de juzgar las cosas antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento”.

Sin entrar en la investigación de los psicólogos sociales en los estereotipos y prejuicios, (AQUÍ un buen artículo del tema) déjame señalarte dos cosas:

  • Los prejuicios tiene un fuerte componente social, construidos con información errónea, exagerada o generalizaciones accidentales a lo largo de más de una vida. Son tan difíciles de vencer como generalizadas.
  • La toma de decisiones del entrevistador se basará más en la teoría del Hombre económico de March y Simon (1975) que dice que el hombre buscará la información mínima suficiente para hacerse un juicio de valor, despreciando toda la demás. Si añadimos a esto la economía mental, es decir el ahorro de energía nos lleva a pensar que los prejuicios son una atajo para la inteligencia, una vía rápida y acrítica para evaluar sin conocer.

Mi conclusión es: si no haces nada, el entrevistador se dejará llevar por los prejucios. Por lo tanto, ahí va mi primer consejo, prepárate para darle fuerte con un mazo a una imaginaria campana pegada a la oreja del entrevistador. Despiértalo y oblígale a revisar sus ideas preconcebidas para que te juzgue y valore como ser único no como subproducto social.

entrevista

Eso está muy bien, pensarás,  pero ¿Cómo lo hago?. Pues identificando los prejuicios y prepararte para desmontarlos. Primero vamos a identificarlos:

  1. Prejuicio nº1: La sobrecualificación

¿Nunca te han dicho: tu CV es demasiado bueno para este puesto?. Ya te digo de inicio, que esto no es nada más que una excusa. Una burda mentira para desestimarte de manera elegante e intentando no lastimarte. Nadie rechazaría a un profesional cualificado porqué tiene unas competencias superiores a las necesarias para el puesto. Tu tarea es averiguar que hay detrás de esa penosa excusa y ponerle remedio y para ello nada mejor que preguntar directamente al entrevistador: ¿Por qué piensa Vd. que mi cualificación puede ser un problema?. Varias respuestas pueden darte:

  • Nivel retributivo

Es posible que piense que su oferta económica no sea suficientemente atractiva. Por supuesto tú manejaras cifras: las de empleos anteriores, las que te han dicho familiares y amigos, las de estudios retributivos como los de Michael Page . Mínimos, medios, óptimos a lo mejor hasta pensarás que puedes negociar. Te voy a ser claro, aunque te duela. ¿Porqué piensas que puedes negociar tu salario, alma de cántaro? Las empresas ya tienen asignado unos presupuestos y siguen unas políticas retributivas, es poco el margen para negociar. No te creas todos los artículos que leas en Linkedin. Tu respuesta más práctica ante la pregunta ¿Qué quieres cobrar? es: “Lo que la política retributiva de la empresa tenga estimada para un puesto de trabajo con este nivel de responsabilidad y categoría laboral“. Al fin y al cabo es lo que van a hacer, contigo o sin ti. De esta manera les dejas claro que te integras en la empresa y les pides que contigo no hagan una excepción a la baja. La pelota queda en su tejado. Eso sí, deja claro has cobrado diferentes salarios en tu vida profesional en función del nivel de responsabilidad y del puesto”

  • Marcharte ante una mejor oferta

Es posible que duden del nivel de compromiso que vas a tener con la empresa. Es difícil de convencer a quien desconfía de ti. Puedes decirles que valoras mucho la oportunidad que se te ofrece o que está demostrado que los trabajadores senior tienen un mayor nivel de compromiso (artículo). También puedes decirles que hay motivadores que ya no te afectan (¿dinero?, ¿estatus?) lo suficiente como para abandonar a una empresa que ha confiado en ti y a un proyecto que has hecho tuyo. Pero al final es cuestión de confianza. No puedes más que decir que “igual que confias en ellos esperas que ellos confién en ti”. y esperar que eso sea suficiente.

  • Temor a que te desmotives antes tareas monótonas

Puede ser que piensen eso del puesto de trabajo. Habrá que recordarles que no hay tarea menor, que en tu vida laboral has contribuido a las objetivos de la empresa desde varias posiciones o los puedes enfocar más en el estímulo del proyecto más que en la tarea, como la teoría z de la motivación, la de los tres albañiles.

los-3-albaniles

  • Temor a que superiores se sientan amenazados por tu nivel superior

Cuestión espinosa pero real. Hay personas que tienen ese miedo a ser sobrepasadas por trabajadores más preparadas y hay quienes sencillamente no desean que los demás tengan iniciativa y decisión. ¿Qué hacer ante ello?. No soy partidario de aparentar más humildad que la necesaria, puesto que el empleador o el empresario si que valoran positivamente esas cualidades y en el fondo desean que ese jefe inmediato tenga otra actitud.

El caso es que si se siente amenazado es por inseguridad personal. Habrá que demostrar capacidad para acompañar a los demás en su crecimiento, a ser un buen mentor, generoso en la dedicación a los demás y hablar en términos de “equipo” y “proyecto”, en lugar de “puesto de trabajo” y “empresa”.   

wally_facil1

Prejuicio nº2: La falta de actualización profesional

Es posible que piensen que nos hemos quedado en la era analógica, que no hemos incorporado nuevas técnicas y aplicaciones.

Esto hay que cortarlo de raíz. Primero por que NO HA DE SER CIERTO.

Hay que contraatacar pillándoles con el pie cambiado. Prepara una demostración práctica, un referente de ultimísima actualización, dándoles a entender que “quien puede lo más puede lo menos”. Si hablamos de presencia en la redes hablemos, por ejemplo, de índice klout , que informa sobre nuestra presencia en las redes, comentándoles que es superior a la media. Si nos preguntan si sabemos inglés, contestemos en inglés una frase aprendida, valorarán nuestra iniciativa y desinhibición y minimizará el impacto por no saber suficiente inglés.

Prejuicio nº3: La capacidad para adaptarse al puesto

Contéstales que la experiencia profesional te ha dado mayor capacidad de análisis, memoria asociativa, desinhibición, conocimiento de uno mismo. Las diferentes situaciones que has vivido han hecho que seas capaz de analizar las cosas correctamente y tomar mejores decisiones.

La capacidad de adaptación tiene que ver con la calidad y diversidad de la experiencia profesional y con los rasgos y competencias inherentes a su personalidad (sociabilidad, empatía, manejo de la presión, autonomía, etc.), NO CON LA EDAD.

Prejuicio nº4: Pérdida de vigor físico y resistencia

Decía un amigo que estar en paro rejuvenece, supongo que lo decía en el mismo sentido que vemos que los recién divorciados cuidan mejor su aspecto. Hay que cuidarse tal como decíamos en el anterior post el capital erótico.

En todo caso, es dudoso que la resistencia disminuya con la edad. Pero lo que si hay que poner de manifiesto que el camino de la eficiencia, que todos anhelan recorrer, nosotros ya lo dominamos. ¿Cómo?: sabemos priorizar, tomar decisiones, implicar al equipo y apoyarnos en los compañeros. Sabemos buscar recursos y gestionar el tiempo. En definitiva sabemos rentabilizar mejor el tiempo y conciliar la vida laboral. Es lo que la experiencia vital nos ha dado. No perdemos el tiempo persiguiendo pokemons (cómo metáfora de distracciones mundanas y sin valor).

Prejuicio nº5: Falta de disponibilidad de horarios

Es un hecho que las personas que buscan un empleo a tiempo completo en este rango de edad están más disponibles -para viajar, trabajar fuera de horario regular, incluso mudarse por exigencias de trabajo- que las que tienen 10-20 años menos porque, de haber tenido hijos, ya se han independizado o están por hacerlo, por lo que las obligaciones familiares son significativamente menores

 En todo caso, amigo mío, la búsqueda de empleo es difícil en todas la edades. Esta, la tuya, tiene sus propias características que has de asumir y manejar.

Hay trabajo por hacer, conseguir una efectiva Igualdad de Oportunidades y dejar de manifiesto que la sociedad no puede desaprovechar el talento que los trabajadores senior han entrenado y perfeccionado durante su vida profesional.

 

 

La Búsqueda de empleo en +45 (2/3)

Continuamos con la siguiente parte del artículo ficticio que me gustaría leer sobre la búsqueda de empleo para mayores de 45 años.

Hola amigo mío. Han pasado unos días desde que me dirigí a ti para orientarte en la búsqueda de empleo, espero que hayas hecho algún avance en ese sentido, con o sin mi ayuda.

En la anterior ocasión te hablé sobre la preparación para la búsqueda de empleo. En esta ocasión quería hablarte sobre la entrevista de trabajo, desde tu perspectiva particular de trabajador mayor de 45 años.

Si estás en esa situación de entrevista, felicidades, significa que algo has hecho bien. Con total seguridad tu candidatura es atractiva y tu curriculum cumple con los mínimos necesarios para desempeñar el trabajo. Si has llegado a la entrevista gracias a algún contacto, felicidades también, porque eso significa que has dedicado tiempo para mantener a tus contactos informados y dedicados a tu causa.

Respecto a esta última forma de conseguir la entrevista te he de decir que, en la mayor parte de los casos, el contacto solamente te servirá para acceder a la entrevista, a partir de ahí estás sólo. El seleccionador y el contratador no van a abdicar de sus responsabilidades de seleccionar al mejor candidato por quedar bien con una amistad común (o por una situación equivalente).

Decirte que la entrevista inicial es con mucho el momento más importante y es eliminatoria (te lo digan o no), por lo tanto, has de estar muy bien preparado para causar la mejor impresión posible.

Tres cosas te tienes que preparar cuidadosamente:

  • Tu actitud
  • Tu preparación profesional
  • Vencer los tópicos sobre la edad

QUE TU ACTITUD NO SEA PROBLEMA

Sí, ya sé que te lo he dicho antes, pero no me voy a cansar de repetírtelo. A la entrevista hay que ir con actitud positiva. Olvídate de las anteriores selecciones en la que tu candidatura fue desestimada y haz un paréntesis en tu desaliento. Ponte delante de un espejo y recuérdate tus mejores momentos profesionales, recuerda los elogios que recibiste y súbete la moral. Es imperativo un buen nivel de autoestima, recuerda que estás en un proceso de venta, ¡has de creer en el producto!.

el-vendedor

Hay un libro que te recomiendo encarecidamente. Fue un best-seller en su momento, se llama “El vendedor más grande del mundo”. En su sinopsis dice “el autor demuestra que la satisfacción y el bienestar provienen del hecho de que el hombre descubra su personalidad y sus emociones, y sepa aplicarlas en su vida diaria. Cuando esto se consigue, todo los demás beneficios de orden material se logran fácilmente”.

Es una alegoría espiritual , si no te va ese rollo puedes ver la excelente película “Jerry Mcguire” que está trufada de speechs sobre ventas como este:

Ambos te servirán de inspiración y te ayudarán a coger el tono adecuado en la entrevista.

Probablemente tu entrevistador sea más joven que tú, y también tu jefe y tus compañeros. No tendrás problemas con ello, ¿verdad? No seas condescendiente ni los trates con aires de superioridad por ser mayor. Recuerda que no quieres que te traten diferente por tener tu edad, no lo hagas tú.

En definitiva has de ir con una actitud positiva, ser perceptivo, con mente abierta, amable, seguro y colaborador. Quizás te parezcan demasiados adjetivos. Te lo resumiré: cuida tu CAPITAL ERÓTICO.

¿Qué es el CAPITAL ERÓTICO? (Tranquilo, no te voy a pedir que te inscribas en Tinder o Meetic).Así lo describe la profesora de la London School of Economics Catherine Hakim (Honey Money. The Power of Erotic Capital, 2011), quien destaca que va más allá del atractivo físico innato y que se trata de un activo que todo individuo posee en algún grado y que se puede cultivar a lo largo de la vida. El capital erótico surge de la valoración y combinación de atributos en donde la personalidad, la simpatía, la indumentaria, la seguridad al hablar y moverse, son iguales o más importantes que la belleza física.

Hakim sitúa el capital erótico como un cuarto activo personal, por detrás de los que había definido el sociólogo francés Pierre Bourdieu: el capital económico (los bienes que poseemos), el capital cultural (lo que sabemos) y el capital social (a quién conocemos). Y, como cualquier activo, se convierte en un bien escaso, que tiene un peso también en la economía.

capital-erotico

Aquellos con un alto capital erótico tendrán mayor éxito social. Eso afirma la socióloga Catherine Hakim y si dejas aparte tu natural mojigatería seguro que tú también lo ves así. No se trata de ser más o menos guapo/a, sino en ser agradable, tanto en el trato personal como en el aspecto físico. Por supuesto, el concepto de atractivo o agradable cambia según el grupo social, seguro que los políticos del PP y de la CUP no coincidirían si tuvieran que evaluarte. Cada grupo social tiene su propia código de conducta, ¡y de vestimenta!

¿y cual ha de ser el tuyo? Aquí entramos en el concepto de empatía. Es un concepto fundamental para conseguir el buen entendimiento con el entrevistador. Dicen los expertos que para conseguir empatizar con tu interlocutor has de ser un fiel reflejo de él. En su lenguaje verbal, lenguaje no verbal (paralingüística) y lenguaje corporal (kinesia). Añadamos que también en su código de vestimenta. En una entrevista deberías vestir igual que tu interlocutor, sea de traje con o sin corbata, sport o casual. Si te resulta muy difícil de asumir el código de valores (y de vestimenta) de la empresa, revisa tus creencias y tu idoneidad para la empresa. Y no te lo tomes muy a pecho, al fin y al cabo es sólo un uniforme.

Si quieres quejarse de la sociedad y de la falta de oportunidades hazlo con los amigos, no en la entrevista. Si quieres desahogarte por lo mal que lo estás pasando hazlo con tu pareja, no en la empresa. Nadie te va a contratar si tienes una actitud de rebeldía ante el sistema, por inspirar compasión, ni porque tú consideres que es lo justo. Al contrario, te van a descartar enseguida. Solo hay una cosa que el entrevistador valora más que la competencia profesional y es que no causes problemas, ni a él, ni a tu futuro jefe, compañeros, etc.

Espero haberte convencido de lo importante que es la actitud en la entrevista. Muy buenos candidatos se han malogrado por descuidar este aspecto

TU PREPARACIÓN PROFESIONAL

Volvamos, aunque no te guste, a tu edad. Sabes que nunca te van a contratar como Junior o como becario. Lo que te quiero decir es que no te van a contratar por tu potencial de aprendizaje o por tu proyección dentro de la empresa. Aunque eso no significa que no lo vayan a valorar (y mucho además). Te van a contratar (si lo hacen) por tu capacidad para aportar a la empresa el mismo día de tu incorporación. Para ti no hay periodo de adaptación. Es lo que hay. “Aixó es aixina”, como diria Xavi Castillo.

Convierte ese handicap en tu punto fuerte. Infórmate todo lo posible sobre la empresa, su objeto, historia, trayectoria, productos, etc. Averigua entre tus contactos y redes sociales sus interioridades y problemática relacionada con el puesto de trabajo al que aspiras. Bien sea un problema de implantación de un programa de gestión de empresa, de carga de camiones, de seguimiento de ventas, de riesgos laborales, etc., aquello que la empresa tenga problemas en gestionar en tu área de trabajo. Prepara, relacionado con tu curriculum, situaciones similares que supiste resolver o que participaste en la solución, desarrolla tu “storytelling” (el arte de contar tu historia conectando emocionalmente con tu interlocutor), cuenta tu historia profesional relacionándolo con el sector y con la empresa contratante. Da en la diana desde el principio. Con precaución, dejando claro, que empresas diferentes requieren soluciones diferentes, pero que tú ya pasaste por ese trance y supiste resolverlo.

¿Cuándo hacerlo?. Espera la señal. Lo mejor sería contrastar primero la información que ya tienes de la empresa y que te ha servido para desarrollar el storytelling. Pero no es corriente que al inicio de la entrevista tengan la confianza suficiente para contártelo. Puedes preguntarlo, demostrando interés, pero si es muy pronto pueden valorarlo como impulsividad o falta de discreción. Así que vas tener que ir soltándolo y estudiar las reacciones y el feed-back y confiar en que el entrevistador haga revelaciones según desarrollas tu autopresentación. 

Has de arriesgar, como nunca debe hacer un joven, tener iniciativa, aportar soluciones, siempre con humildad y desde el trabajo en equipo. Mantén el equilibrio, que tu conocimiento no se convierta en arrogancia, que tus soluciones no desprecien las ideas de otros, que tu iniciativa no te inhabilite para seguir otras directrices. Tu experiencia, tu mayor valor, ha de diferenciarte positivamente de los candidatos más jóvenes y sumar, sin violencia al conocimiento de la empresa en esa área.

Como se me ha ido de extensión este post, lo terminaré en una siguiente publicación.

SALUDOS Y SUERTE EN TU CAMINO.

La Búsqueda de empleo en +45 (1/3)

He leído varios artículos sobre la búsqueda de empleo a partir de los 45 años y debo confesar que ninguno me satisfizo. Así que he decidido escribir el artículo que me gustaría leer sobre este tema. Además, si me permitís os presentaré en la tercera parte del artículo la asociación SENIOR TALENT, de la que soy orgulloso colaborador.

LogoSeniorTalent-v3Apreciado amigo, ya sé que no imaginabas que podías verte en esta situación, tantos años trabajando con absoluta dedicación y fidelidad a la empresa y ahora desempleado. Sé que consideras que es una situación injusta y que la sociedad es muy cruel y desagradecida, pero te pido que por un momento pares esa espiral negativa, que sabes que no conduce a nada y me prestes atención, es posible que encuentres en mis palabras algo que te ayude. Te voy a dar una serie de consejos fruto de 20 años haciendo selección de personal. Como le ocurre a los consejos no todos serán apropiados para ti y con algunos no estarás conforme. Desecha los que quieras y quédate con los que te interesen. Sin problemas, es tu elección.

Hace tiempo que no te encuentras en las situación de búsqueda de empleo y desde entonces las cosas han cambiado: la composición del mercado laboral, la gestión de las empresas de la crisis económica, la destrucción de empleo, y… también tu edad. Una circunstancia sobrevenida que, no te voy a engañar, cambia las cosas.

Aunque es cierto que la sociedad y las empresas prefieren incorporar a sus plantillas trabajadores de menor edad que la tuya, también lo es que la composición del mercado laboral es distinta.

La cifra de parados de más de 45 años se ha incrementado un 11,4% desde el año pasado y un 132% desde 2008, cuando había 850.000 parados dentro de este colectivo (ahora hay casi 3 Millones). Con ello, los parados mayores de 45 años ya representan el 39,6% del total de desempleados en España.

Esto supone que gran parte del talento profesional de nuestra sociedad se encuentra en este colectivo y que las empresas habrán de tenerlo en cuenta si quieren incorporar talento a sus plantillas.

Por otra parte el envejecimiento de la sociedad es un hecho y los mensajes institucionales lanzados de que hay que trabajar más allá de los 65 años vendrán acompañados por campañas de promoción de empleo senior. Por ejemplo El Plan Anual para el Empleo (PAPE) hace una referencia explícita a los mayores de 45 años.

Lo primero que tengo que decirte es que te tienes que asegurar de QUE TU ACTITUD NO SEA UN PROBLEMA. Las empresas seleccionan personas y no números de la seguridad social, por lo que vas a ser evaluado en “lo que sabes” y también en “lo qué eres”: tu personalidad, compromiso, sociabilidad, capacidad de comunicarte y trabajar con los demás. Los seleccionadores valoramos ante todo la actitud sincera y de colaboración de los candidatos, como variables predictoras de su futuro comportamiento en la empresa. Es muy irritante ver cómo el candidato se esconde detrás de respuestas estandard aprendidas en cursos o libros de orientación profesional para no revelar su propia personalidad. En la segunda parte del artículo que hablaremos de la entrevista lo veremos más a fondo. Ahora solamente te he decir que abandones cualquier intento de “engañar” o “superar displicentemente” un proceso de selección en el que puedes tener la tentación de no creer. Si no colaboras con ilusión estás fuera. 

LA BÚSQUEDA DE EMPLEO

Vas a tener la agenda muy llena y es bueno y conveniente que sea así.

Divide tu tiempo en Búsqueda de empleo y Actualización profesional

Inscríbete en TODAS las Web de empleo. De esto ya habrás oído hablar. Permíteme darte un consejo más: mantén la búsqueda activa incluso cuando tengas empleo. Es un gran esfuerzo darse de alta en todo como para desecharlo dada la temporalidad de los contratos. Es mejor estár en permanente búsqueda, actualizando siempre tu situación laboral. Aunque has de saber que el 80% de las ofertas de empleo están ocultas y se cubren con contactos directos. Inscribirse es necesario, pero ni con mucho es suficiente.

  • Portales de empleo. Infojobs, Laboris, Monster,
  • Empresas de trabajo temporal, que también hacen selecciones de personal en puestos de mayor cualificación; Grupo Constant, Adecco, Activa, Randstad, y Grupo norte
  • Principales consultoras: Hays, Michael page, Robert Walkers.
  • También en Agencias de colocación, cuya relación encontrarás en la página web del SEPE,
  • Agentes de desarrollo Local de las ciudades próximas a ti y a
  • Fundaciones y Organizaciones de carácter social. No hay que tener vergüenza, algunas de ellas están muy bien relacionadas con el entorno empresarial.
  • Apúntate también al INEM u organismo equivalente en tu Comunidad Autónoma.

Crea en todas las webs “agentes de empleo”, que son rutinas automáticas que te enviarán las ofertas de empleo a tu cuenta de correo. Te ahorrará tiempo y te permitirá ir más lejos.

No descuides el empleo público. Este no consiste solamente en opositar para una plaza de funcionario con el estatuto de función pública, si no también para contratos temporales o indefinidos en régimen de Estatuto de los Trabajadores. Para ello hay que acudir a los documentos oficiales, tranquilo, no te los tienes que leer todos. Los gobiernos autonómicos también tienen “avisadores automáticos” Que te enviarán resumenes diarios a tu cuenta de correo (En la Generalitat Valenciana, por ejemplo, lo puedes encontrar en este enlace).

Además, los portales web para freelancers surgen a borbotones: Infojobs Freelance, Freelancer, Nubelo , Fiverr, Twago, Project Linkr … el abanico es amplísimo y nunca para de abrirse.

Esto va a requerir que estés atento a las ofertas recibidas y decidir a cuáles te presentas. 

Has de saber que tu Curriculum va a ser sometido a múltiples filtros, incluso antes de que lean tu formación y experiencia profesional. Uno nuevo para tí será el de la edad. ¿Duele?, te aguantas.

En muchos procesos de selección no vas a superar la criba curricular.

Tu curriculum personal y tu propia vida está compuesta por multiples variables que van a condicionar tu acceso a una oferta de trabajo: tu lugar de residencia, tu nivel de estudios, o tu experiencia profesional van a determinar que no puedas participar en un proceso de selección. Unas variables serán importantes para el desempeño del trabajo, otras quizá te pareciera que no tanto: el sexo, la nacionalidad y la edad. En todo proceso de selección hay un componente subjetivo que viene de terminado por experiencias previas, afinidades personales y gusto de la empresa o seleccionador que como candidato has de vencer.

Te voy a decir una cosa que no te va a gustar. Muchos seleccionadores han trasladado los criterios más socialmente criticados (sexo, edad, estado civil, nacionalidad, etc.) del anuncio a la criba curricular. Por supuesto, no lo hacen todos, depende de su mentalidad y profesionalidad. Cuanto menos profesionales son, más probabilidades hay de que lo hagan, por eso es bueno que las selecciones las lleven psicólogos. Son más objetivos y no se dejan llevar por prejuicios sociales. También tiene que ver, y mucho, las directrices marcadas por el contratador.

En algún sitio habrás leído que ocultes tu edad, para superar este filtro, como tambíen te habrán recomendado que ocultes tu estado civil. Yo no soy partidario. Es mal comienzo intentar engañar al seleccionador. A mi como responsable de selección siempre me generó desconfianza los candidatos que ocultan datos básicos, que por otra parte son fáciles de averiguar.

Otra práctica común: los seleccionadores no miran todos los curriculums, solamente el número suficiente para poder iniciar el proceso de selección, por lo tanto asegúrate de enviar el tuyo en un plazo máximo de 72 horas.

¿Cómo superar los filtros un candidato senior como tú?. Pasando a la acción. No es suficiente enviar el curriculum y ponerle perejil a San Pancracio. Usa tus contactos personales, los contactos de asociaciones, consultoras, ETTS, busca al seleccionador en las redes sociales, tu objetivo es conseguir la entrevista. Enviale un correo electrónico o mejor llámale por teléfono. Dile que sabes que están buscando una persona para tal posición y que crees que eres un buen candidato, que conoces las responsabilidades del puesto, que conoces la empresa y que estás especialmente interesado. Que solamente quieres una entrevista para que te conozcan y puedas exponerle de qué manera puedes ayudarle.

Quizás pienses que puedes incordiar al entrevistador: si actúas con amabilidad, humildad y firmeza no lo harás. En mi experiencia como Responsable de Recursos Humanos te he de decir que siempre he dado la oportunidad de mantener una reunión a la gente que se ha dirigido a mi con la sinceridad y actitud adecuada. Prepáralo, no improvises.

Esta acción te diferenciará positivamente de los juniors.

mayores

EL CURRICULUM es tu “hoja de vida”, como dicen los latinos, y por tanto debes cuidarlo al detalle.

Tú curriculum ha de permitir ser leído y evaluado en 7 u 8 segundos, que es el tiempo que tardará el seleccionador en clasificarlo en un montón u otro. Ha de facilitar la lectura: esquemático, uso con criterio de negrita, cursiva, mayúsculas, supeditado todo a la claridad. Datos importantes son las fechas de inicio y fin de trabajos y estudios, empresas y centros de formación, puestos ocupados y nómbre de la titulación y cursos y es fundamental las funciones del puesto de trabajo ocupado.

No priorices los logros y explicaciones de porqué cambiaste de trabajo, te lo van a preguntar igualmente.

Yo prefiero los curriculums cronológicos con la experiencia más reciente en primer lugar. La formación ordenada de mayor a menor importania.

Particularmente no me gustan los curriculums ajustados a cada oferta de trabajo. Como seleccionador me resultan irritantes, tienen inevitables lagunas cronológicas que hay que rellenar en entrevista y tienen la petulante pretensión de querer saber lo que el seleccionador busca.

Donde tienes que echar el resto es en la CARTA DE PRESENTACIÓN, que tienes que acompañar siempre a cualquier oferta de empleo. Es aquí donde te diferencias y donde te valoras (por no usar la horrenda expresión gramatical de moda “te pones en valor”). La carta ha de ser absolutamente personalizada, has de resumir con brevedad tus aptitudes y conocimientos profesionales, demostrar conocimiento de la empresa donde te quieres incorporar, proponer lo qué puedes aportar a la empresa, explicar porque eres el candidato ideal y solicitar una entrevista.

Yo siempre he leído atentamente las cartas de presentación, incluso más que los curriculums. Una buena carta de presentación: breve, amable y, si eres capaz, con algún elemento que llame la atención: una referencia, una recomendación, un proyecto en el que has participado en una empresa singularmente parecida a la contratante, o una mención a la cultura e ideosincrasia de la empresa…, puede abrirte la puerta a la segunda fase del proceso de selección.

Para mi gusto el curriculum ha de ser esquemático, práctico y estandard y la carta de presentación sugerente, creativa y personalizada, y ¡no al reves!. Pero tú haz lo que quieras, faltaría más.

ACTUALIZACIÓN PROFESIONAL

Debes incrementar tu empleabilidad, aprovechando el tiempo libre que tienes para hacer esa formación que siempre has querido hacer, certificar tu experiencia profesional, complementar tu formación. Hazlo siempre en aspectos de tu profesión, no tienes tiempo de cambiar de oficio y además ser lo suficientemente bueno para ser elegido en un proceso de selección. No está de más que explores en ti mismo si hay algo como un hobby muy desarrollado o una profesión ejercida en el pasado que debidamente actualizada puede convertirse en una buena opción profesional. Después de todo lo que más te motiva es en lo que mejor desempeño tendrás. Pero te lo advierto, tienes menos tiempo disponible del que crees, asegurate de que escoges la opción profesional correcta. 

La alfabetización tecnológica es imprescindible, no es un valor añadido, es un requisito de inicio . Hasta hace un par de décadas, no era necesario saber encender un ordenador para optar a ciertos tipos de empleo. Sin embargo, hoy vivimos en un mundo digitalizado, en el que casi todos los puestos nos exigirán cierta habilidad tecnológica. No es necesario ser un experto en la materia, pero sí hemos de tener nociones básicas en paquete office y en mobilidad (dispositivos como ordenadores, portátiles, teléfonos móviles) la automatización y el internet de las cosas hace que desde prácticamente cualquier sitio usemos herramientas ofimáticas.

Lee, infórmate y mantente al día. Estar al corriente de las últimas noticias te permitirá tener una visión más amplia de cómo está el mundo y de las áreas más demandadas actualmente. Además, enriquecerás tu capacidad de expresión y comunicación, demuestra en las redes sociales que eres un lector asiduo.

DATE DE ALTA EN LAS REDES SOCIALES.

Sobretodo Linkedin y Twiter, expón sin pudor tu curriculum, únete a grupos profesionales y de interés, consigue recomendaciones. Intenta que te acepten como contacto potenciales contratadores y también ETT, consultoras y agencias de empleo, pero no les mandes mensajes no pedidos, ya lo harás cuando publiquen alguna oferta de empleo o tengas algo “muy concreto” que ofrecerles que despierte su interés. Tu objetivo aquí es convertirte en un referente en tu profesión, no en pedir trabajo. Mantente activo, pero con prudencia, es mejor que al principio te dediques a compartir o retuitear artículos técnicos o divulgativos. Haz comentarios positivos, los negativos guárdatelos para ti. No entrés en discusiones absurdas promovidas por trolls aburridos. Tu futuro contratador va a buscar tu rastro por internet. ¿Qué quieres que encuentre?

PARTICIPA EN ACCIONES DE VOLUNTARIADO. 

Es una opción muy positiva siempre. Aportas algo a la sociedad, te ayuda a sentirte útil, permitirá que practiques tus habilidades y conocimientos, conocerás gente y nuevos contactos que (¿quién sabe?), pueden ser útiles o abrirte nuevas opciones. Muchas empresas llevan a cabo acciones de Responsabilidad Social Corporativa, verán que eres una persona dinámica y comprometida con el entorno y lo valorarán positivamente.

De momento terminamos aquí, en la segunda parte del artículo abordaremos los tópicos sobre la edad que habras de vencer, la actitud ante la selección y cómo has de afrontar la entrevista.

¡Hasta ahora!

El Coaching como (parte de la) solución

En ocasiones me acuerdo de Miss Italia de 2015, Alicia Sabatini, que con sus 18 años declaró en su coronación  que le hubiese gustado nacer en 1942, porque en esa época pasaban cosas, no como ahora que “hoy todo es tan plano, tan rutinario..”. Ojiplático me quedé. No es que las misses sean famosas por su perspicacia, pero es cómo no ver un elefante en una habitación.

Probablemente estemos viviendo el fin de una era, el desgaste del modelo socioliberal, el hundimiento de un sistema económico que en su concepción actual es incapaz de absorber la población activa y de generar rentas para la población inactiva. Las corrientes migratorias provocadas por el hambre y la guerra. La desafección de la población con el ideario político dominante y la clase política que lo representa. El punto de no retorno en la destrucción de nuestro ecosistema.

Por no hablar de la evolución del mercado laboral, con la muerte del puesto de trabajo y su sustitución por los proyectos laborales de corta duración, la flexibilidad a ultranza, la digitalización de la relaciones, el futuro del trabajo.

En ocasiones me dan ganas de bajar a la calle mafalda2y gritar, como hace Mafalda en el comic. Seguro que no me quedaría sólo.

Afortunadamente hay corrientes, movimientos, personas y profesionales que intentan crear un nuevo marco de relaciones más satisfactorio.

Pensando en que puedo aportar a ese cambio desde mi vertiente profesional lo que me acude a la mente es:

¡COACHING, COACHING, COACHING!

¿Y porqué COACHING?

Sí hay algo que define al coaching es su potencia como proceso para desarrollar las potencialidades del coacheé (así es como se llama el receptor de este servicio). Mediante ucoachingn proceso conversacional el coacheé  toma CONCIENCIA de la situación actual, sus capacidades y sus limitaciones y de cuáles son realmente sus metas y asume la RESPONSABILIDAD y control sobre su vida comprometiéndose en el cambio y asumiendo las consecuencias.

Un poquito de coaching para saber dónde estamos dirigiendo nuestra carrera profesional, nuestra vida, nuestra sociedad, y un poquito de voluntad y compromiso para ir en la dirección y velocidad correcta no vendría mal, ¿verdad?.

Hay muchos tipos de Coaching. Sin ser exhaustivos, podríamos nombrar:

  • Según su área de acción:
    • Coaching ejecutivo, coaching de negocios, coaching de equipos, life-coaching, coach de carrera, coach deportivo, coach educativo.
  • Según su metodología:
    • Modelo Grow, Coaching ontológico, coaching sistémico, coaching enfocado en soluciones, coaching PNL.

El perfil del Coach es diverso. Con respecto a la formación, se ha observado que la titulación en psicología (Garman, Whiston  y Zlatoper, 2000; Wasylyshyn, 2003), completada con un master en negocios o ciencias sociales o un doctorado (Judge y Cowell,1997), prevalece como formación de base más relevante entre los coaches.

Nada que alegar contra los Coach que no son psicólogos, sobre todo en empresa, aunque, ¡caramba!, siendo un proceso estructurado centrado en las personas debe ser importante conocer con rigor científico los procesos psicológicos de la conducta humana, tales como ATENCIÓN, PEPCEPCIÓN, MEMORIA, EMOCIÓN, APRENDIZAJE, COGNICIÓN, LENGUAJE.

Ciertamente en un Coach Ejecutivo es más importante saber de Management que de “Fundamentos de la psicobiología”, más de economía y finanzas que de “psicopatología”, más de sistemas de gestión (calidad, prevención, medio ambiente) que de “psicometría”.

En la medida que el Coaching está orientado a resultados, son “prescindibles” ciertos conocimientos. Me viene a la memoria la expresión de Caja Negra (John Watson, 1913) como metáfora de la mente humana, de contenido inescrutable y puramente especulativo, del que es mejor alejarse, por si acaso mancha.

Mi opción, si no ha quedado ya clara, es la de psicólogo-coach con experticia en Recursos Humanos que pienso puede hacer un aporte diferencial en el desarrollo de la profesión.

El pasado mes de Junio tuvo lugar en la sede del Colegio Oficial de Psicólogos el CURSO: PEC PSICÓLOGO ESPECIALISTA EN COACHING – NIVEL I – BASES FUNDAMENTALES DEL COACHING, en el que pude participar en compañía de excelentes profesionales que son, ahora y en el futuro, quienes marcarán el desarrollo de esta actividad profesional en tierras valencianas.

IMG-20160625-WA0007 (1)