Volver a empezar

Hoy hace un mes y 6 días que la empresa ha prescindido de mis servicios. Sería un ingenuo si dijera que no me lo esperaba. Uno ha de saber cuando ha finalizado su ciclo en la empresa o cuando no se reúnen las condiciones suficientes para desarrollar su trabajo de manera adecuada. Tan sólo quedaba encontrar el mejor momento.

Fiel a la cita de Benjamin Franklin “Trabaja como si fueras a vivir cien años. Reza como si fueras a morir mañana” intenté revertir la situación hasta el último día, pero hay cosas que no tienen remedio.

up_in_the_air[1]Me viene a la memoria la película de George Clooney “Up in the air” en la que interpreta a un consultor especializado en comunicación de despidos. En los speech a los pobres damnificados solía decir cosas como: “Gente que construyó un imperio o que cambió el mundo se sentó donde está usted ahora”, “¿a cuanto ha renunciado de sí mismo para ser un sujeto esclavizado e infeliz?”o”el paro puede ser una segunda oportunidad en la vida: la de hacer aquello que siempre quiso pero que la dinámica del sistema se lo impidió”. Cierto es que había una cierta ridiculización de esta práctica y George Clooney igual se lo decía a un joven profesional altamente cualificado que a un trabajador de 50 años de difícil recolocación. Siempre terminaba las intervenciones con “desocupe su escritorio y entrégueme la llave”. Dramático. Pero de cómo afrontar un despido hablaremos en otro artículo.

Lo cierto es que detrás de este hecho hay excelentes oportunidades. Por supuesto que la finalización de un trabajo tiene fuertes componentes emocionales negativos. Darren Coppin, orientador australiano, decía “The levels of anxiety, stress and depression among the unemployed are similar to the levels of soldiers returning from duty”. Es posible que así sea, pero dejar una empresa ha sido y es un hecho común. Personalmente no es mi primera vez y no puedo asegurar que sea la última.

Por ello uno ha de preocuparse siempre por su nivel de empleabilidad y por tener ideas frescas que ilusionen a tus interlocutores y a uno mismo.

No es un ejercicio de banal autosugestión. Malcom Gladwell en Blink! dice que las emociones negativas (IRA, DESAGRADO y MIEDO) han servido para asegurar nuestra pervivencia como especie al ser capaces de tomar decisiones instantáneamente. No obstante la Dr. Barbara L. Fredrickson afirma que son las emociones positivas (ALEGRIA, GRATITUD, SERENIDAD, INTERÉS, ESPERANZA, ORGULLO, DIVERSIÓN, INSPIRACIÓN, ASOMBRO Y AMOR), las que nos hacen evolucionar, desarrollarnos y mejorar.

Sea como fuere, afronto con optimismo esta nueva etapa de la cual os mantendré puntualmente informados.

Sirva este primer post para comunicar a mis contactos y conocidos mi nueva situación profesional.

Saludos

BERNAT GUEROLA

 

 

Anuncios